Conoce el perfil del inversionista ángel

Inversionistas

No todos pueden ser inversionistas ángeles, éstos son mucho más activos que otros. Los inversionistas ángeles realizan inversiones en empresas nuevas que demuestran tener alto potencial de rendimiento. Un ejemplo muy conocido de inversionista ángel es Paul Allen, co-fundador de Microsoft.

No todos pueden ser inversionistas ángeles, éstos son mucho más activos que otros. Los inversionistas ángeles realizan inversiones en empresas nuevas que demuestran tener alto potencial de rendimiento. Un ejemplo muy conocido de inversionista ángel es Paul Allen, co-fundador de Microsoft.

No cualquier persona es un inversionista ángel. En los siguientes párrafos conocerás cual es el perfil típico de un inversionista, en caso de que los estés buscando o quizá en caso de que quieras convertirte en uno.

No todas las personas pueden ser inversionistas ángeles. Un inversionista ángel es activo, a diferencia de pasivo. El inversionista pasivo es aquel que por ejemplo compra acciones en la Bolsa de Telmex, y no participa activamente en las decisiones de la empresa. Por el contrario, un inversionista activo ocupa una postura de dirección o consejero de la empresa y toma decisiones o las impulsa. Estas son las características más importantes que debe tener un inversionista ángel:

1. Dinero: Generalmente un inversionista ángel debe estar dispuesto a invertir entre el 5 y 10% de su portafolio total de activos en empresas jóvenes. Por ejemplo, un inversionista cuenta con un patrimonio superior a los $20 millones de pesos, de los cuales el 30% están invertidos en bienes raíces (casa, departamentos, casas de campo, etc), 40% en alguna empresa de su propiedad, con acciones mayoritarias o minoritarias, y el resto en inversiones de mercado (deuda, capitales, divisas, derivados) Para ser un inversionista ángel, es necesario estar dispuesto a liquidar algunos de los activos actuales, por ejemplo algún bien raíz o parte de la empresa privada, para invertir entre $1 y $2 millones en empresas jóvenes.

2. Habilidades y experiencia: El dinero no lo es todo, y no es lo más importante. La aportación más importante que puede hacer un inversionista ángel es su experiencia de negocios. Es necesario que el inversionista ángel tenga suficiente experiencia en finanzas, administración, negociaciones, ventas, contratos, etc. Si el inversionista no cuenta con esta experiencia, es necesario que pueda aportarla por medio de terceros, por ejemplo, cu propio contador, abogado, etc. Además, el inversionista ángel debe tener contactos importantes en el sector industrial en el que planea invertir, ya que estos contactos pueden ser la diferencia entre una empresa exitosa y un fracaso.

3. Tiempo: Para realizar una inversión exitosa, es necesario que el inversionista ángel y/o terceros que trabajan con el puedan dedicar a la empresa en la que invierten al menos 10 horas a la semana.

4. Abogados: La estructuración de una compra de acciones de una empresa joven es un trabajo difícil. Los términos del contrato, los derechos que se adquieren de voz y voto, la aportación en efectivo, en especie, la valuación, y muchos otros factores son propios de la labor de un abogado con amplia experiencia. Las empresas jóvenes carecen en su mayoría de los servicios profesionales de un abogado, por lo que es convencional que el abogado del inversionista se convierta en el abogado de la transacción y de la empresa joven. En esto es muy importante que el abogado tome una actitud amigable con los emprendedores, ya que se busca el beneficio de todos.= 

5. Paciencia: El rendimiento que se puede obtener al invertir en una empresa joven no se verá en el corto plazo. Primero la empresa tiene que crecer, generar utilidades, flujos de efectivo positivos, y después se tiene que buscar una salida a través de la venta de las acciones de la empresa, lo cual puede llevar en promedio de 3 a 5 años.

6. Tolerancia: Las inversiones en empresas jóvenes son volátiles. Habrá meses buenos y meses malos. La tolerancia implica que el inversionista puede "aguantar" los malos momentos de la empresa, que con paciencia, experiencia y recursos los podrá solucionar.

7. Motivación: Para que la inversión funcione, es necesario que el inversionista esté motivado para trabajar de manera continua en y con la empresa. Nunca funcionará una inversión en la que el inversionista ángel pierda interés o motivación en ella.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS